Infórmate

Tu fuente de información para mantenerte al día de las últimas tendencias que afectan a la justicia de género y los derechos de las mujeres en todo el mundo

Las mujeres negras recuperan la conversación sobre racismo en el mundo

Maggie Hazvinei Mapondera

#BlackLivesMatter

El  Movement for Black Lives [Movimiento por las vidas negras], o como se lo suele conocer en los Estados Unidos, #BlackLivesMatter [BLM, Las vidas negras importan], ha crecido más allá de ser un llamado a la acción como respuesta a la brutalidad policial y las ejecuciones extrajudiciales de personas negras — como Trayvon Martin, Michael Brown, Eric Garner y demasiadas otras más — pasando a convertirse en un movimiento que aborda las múltiples capas de la desigualdad racial .

Marcha da mulheres negras, 2016

El movimiento BLM también ha logrado desencadenar una conversación global sobre el racismo, por ejemplo en una Europa que se enfrenta actualmente al crecimiento de la xenofobia y la intolerancia racial en medio de una crisis de población refugiada. A muchos kilómetros de allí, en Sudáfrica, las protestas estudiantiles #FeesMustFall [Las cuotas deben bajar] han puesto el foco en la suba de las cuotas que cobran las universidades, lo que supondría la exclusión de la mayoría de la población negra del acceso a su derecho a la educación, y han originado acciones de solidaridad por parte de estudiantes en el Reino Unido y en Estados Unidos, que han estado enfrentando problemas similares.

En el marco de esta conversación global sobre el racismo institucionalizado, las mujeres negras postulan una crítica urgente a los medios de comunicación, a quienes investigan y al propio activismo por su tendencia a centrarse en el racismo según lo viven los hombres negros.

«El hecho de que 'las vidas negras importan' se traduzca mentalmente tan rápido como 'los hombres negros importan' es más un resultado del sexismo que del racismo»,  escribe Kendra Pierre-Louis, «Si algo afecta  a los hombres, es un problema social; si afecta a las mujeres, es un 'asunto de mujeres'».

Campañas como #SayHerName [Pronuncia su nombre] están desafiando esta narrativa androcéntrica, garantizando que nombres como los de Sandra Bland, Yvette Jones y Rekia Boyd no sean borrados del panorama de la injusticia racial en los Estados Unidos.  Más recientemente, la condena al violador en serie Daniel Holtzclaw, un ex oficial de policía de Oklahoma City que agredió a 13 mujeres negras estando de servicio, ha tornado aún más urgente la percepción de que en los casos de abuso policial sobre las mujeres negras confluyen aspectos de género , raza y sexualidad. En Sudáfrica , junto a #FeesMustFall ha surgido #PatriarchyMustFall [El patriarcado debe caer] que plantea la pregunta de qué significa contar con movimientos intersectoriales que entiendan cómo las mujeres negras se enfrentan a múltiples niveles de opresión .

Marcha da mulheres negras, 2016

Siguiendo con esta reivindicación global de espacio y discurso por parte de las mujeres negras  en los movimientos contra el racismo y la discriminación, el pasado 18 de noviembre más de diez mil mujeres se reunieron en la capital de Brasil para protestar contra la desigualdad racial y la violencia. La Marcha das Mulheres Negras  representó un «momento histórico», según  afirma la feminista Raquel de Souza, ya que «fue la primera vez que las mujeres negras de todo Brasil se reunieron a este nivel, a escala nacional. Hacer una marcha liderada por mujeres es importante porque, como sabemos, en los movimientos negros del Brasil la mayoría de los líderes visibles son hombres. Por eso que las mujeres se unan así constituye una toma de posición muy fuerte».

En el caso de las mujeres negras en Brasil, las estadísticas nos muestran hasta qué punto ellas son las más afectadas por la desigualdad y la injusticia raciales.

Las mujeres negras perciben el ingreso más bajo de todos los grupos de población. En 2013, el salario medio de las mujeres negras brasileñas fue de 803,68 reales (USD 327) al mes, más de 200 reales menos que los hombres negros y más de 1000 reales menos que el promedio de la población brasileña blanca. Según el Mapa de la Violencia: Homicidios de Mujeres 2015 (realizado por el Instituto Latinoamericano de Ciencias Sociales en coordinación con ONU Mujeres Brasil y la Organización Mundial de la Salud), el número de mujeres negras o mulatas que sufren violencia creció un impactante 54 % entre 2003 y 2013,  pasando de 1864 a 2875 en una década. En el mismo período, la violencia contra las mujeres blancas disminuyó un 18 %. Entre 2001 y 2011,  2 de cada 3 víctimas de feminicidio fueron negras.

«Las mujeres negras están expuestas a la violencia directa de la que resultan víctimas fatales, lo que afecta a las niñas y niños y a las personas cercanas a ellas ... ", afirma Nadine Gusman de ONU Mujeres Brasil. «Es urgente crear conciencia en la población sobre el racismo y promover respuestas institucionales de apoyo a las mujeres negras» .
Marcha da mulheres negras, 2016

La Marcha das Mulheres Negras constituyó un profundo acto de resistencia, rompiendo el silencio sobre el racismo y el sexismo, y permitiendo a las mujeres negras hacerse visibles de una manera sin precedentes. Esta acción, planificada durante más de dos años, constituyó un momento clave  para el movimiento contra la desigualdad racial en Brasil y para las mujeres negras organizadoras, que trabajaron  para hacer visibles sus problemas a nivel nacional. Miles de manifestantes ocuparon las calles de Brasilia, paralizando el centro de la ciudad y logrando captar la atención de toda la nación. Esta acción revolucionaria impulsó incluso a la Presidenta Dilma Rousseff  a «reafirmar su compromiso con la lucha de las mujeres negras» en una reunión con las principales líderes y representantes de las organizaciones de mujeres negras de todo el país.

Esta declaración cobra aún mayor importancia tras la decisión de Brasil de imponer sanciones más severas a los perpetradores de feminicidio, tomada a principios de este año.

 


Maggie Hazvinei Mapondera

Sobre la autora

Maggie Hazvinei Mapondera es una comunicadora y activista feminista de Zimbaue, que forma parte de  Just Associates, una asociación que trabaja en la construcción de un movimiento feminista global.


Este artículo, cortesía del Grupo de Trabajo sobre Feminismos Negros, se publicó originalmente en el sitio de Internet Feminist Wire.

Category
Análisis
Source
Foro de AWID