Áreas prioritarias

Brindamos apoyo, recursos y fortalecemos los movimientos por los derechos de las mujeres en todo el mundo

Afíliate

© CIMACPhoto | César Martínez López

Desafiando fundamentalismos religiosos

Una amenaza a la igualdad de género

En todo el mundo, ha habido un auge de los grupos extremistas y antiderechos, incluidos actores estatales y no estatales. El auge de los fundamentalismos está vinculado a la geopolítica, las desigualdades sistémicas –incluidas las desigualdades económicas–, el militarismo, los desplazamientos y otros factores políticos y sociales.

Los fundamentalismos esgrimen argumentos basados en la religión, la cultura y la tradición, y a veces, en el nacionalismo y la soberanía de los Estados, para justificar la violencia y la discriminación, con funestas consecuencias para los derechos humanos, la justicia de género y la igualdad de las mujeres.

Los movimientos fundamentalistas apuntan en especial contra las mujeres, las niñas, las minorías étnicas y religiosas, las personas que expresan identidades de género y sexualidades no normativas, y contra quienes se oponen o desafían a los fundamentalismos.

Justificaciones basadas en la religión, la cultura, la tradición y el nacionalismo se están empleando también para causar retrocesos en materia legislativa y en las políticas en todos los ámbitos, incluida la esfera del derecho internacional. Estas justificaciones deben ser cuestionadas. La violencia que causan es inaceptable y nunca puede ser perdonada ni tolerada.

Trazar estrategias, fortalecer y organizar

Un mayor esfuerzo estratégico y acciones conjuntas de los movimientos basados en los derechos y por la justicia social aumentará nuestro poder de organización contra los fundamentalismos. Por otro lado, el fortalecimiento y la protección de los derechos humanos universales ayudará a desafiar a los Estados y a los grupos que emplean justificaciones basadas en el uso (indebido) de la religión, la cultura y la tradición para eludir sus obligaciones de derechos humanos.

Velamos por que lxs activistas y lxs defensorxs de los derechos accedan a información de alta calidad desde una perspectiva feminista. Contribuimos además a la reflexión estratégica y a facilitar las acciones de incidencia entre las organizaciones y movimientos por los derechos de las mujeres, y sus aliadxs. Alentamos el diálogo entre generaciones, regiones, temáticas y contextos religiosos para enfrentar a los fundamentalismos.

Nuestras acciones

  • Generación e intercambio de conocimientos para analizar las tácticas que utilizan los movimientos fundamentalistas religiosos para aumentar su poder, así como para comprender las estrategias que despliegan lxs activistas por los derechos de las mujeres para resistirlos.

  • Convocatoria a espacios donde poder generar nociones compartidas de las problemáticas, mejorar las capacidades y fortalecer las respuestas a los fundamentalismos de todas las religiones y áreas geográficas.

  • Confrontación de los fundamentalismos religiosos junto a nuestrxs aliadxs a través de acciones de incidencia en la ONU y otros espacios internacionales, regionales y nacionales.

  • Coordinación de un proyecto colectivo, el Observatorio de la Universalidad de los Derechos (OUR, disponible inglés) que supervisa, analiza y comparte información sobre aquellas iniciativas antiderechos que ponen en peligro los sistemas internacionales y regionales de derechos humanos.

«Los derechos culturales...  no constituyen un pretexto para violar otros derechos humanos; no son una justificación para discriminar o realizar actos de violencia, ni dan carta blanca para imponer identidades o prácticas a otras personas, o para excluirlas de ellas en contravención del derecho internacional.»

Karima Bennoune, relatora especial de las Naciones Unidas sobre los derechos culturales

Contenido relacionado