AWID es un organización feminista internacional de membresía, que brinda apoyo a los movimientos que trabajan para lograr la justicia de género y los derechos de las mujeres en todo el mundo.

Afíliate hoy mismo

© Adolfo Lujan | Flickr (CC BY-NC-ND 2.0) - modified

Armenixs: el feminismo es nuestro pasado y nuestro futuro

Sophia Armen (@SophiaArmen), Diáspora
FR Mag - Armenian Fedayi Women - Sophie Armen
Sophia Armen (@SophiaArmen)

Guste o no, lxs férrexs ungerhouis han sido parte esencial de nuestras historias de resistencia y están aquí para quedarse. Las armas predilectas de las mujerxs armenixs —la espada, el escenario, la pluma, la voz— se ubican en el contexto en el que vivieron y viven, la lucha de lo personal es político. Realizar la tarea íntima y cotidiana de honrar y atesorar nuestras historias es una práctica feminista que se centra específicamente en los relatos que el patriarcado y otros sistemas de dominación descartan.

A través de la persecución, el progreso y el pathos perpetuo de la construcción de una nación, la resistencia feminista ha ocupado un lugar medular en el desarrollo ideológico, político, social y económico armenio. Muchas veces se escucha la tergiversación intencional de la imagen de nuestra comunidad como inherentemente «patriarcal», así como nociones racistas de la comunidad armenia según las cuales la misoginia está en «nuestra sangre». Sin embargo, esas creencias no solo desconocen las antiguas contribuciones de nuestro pasado y presente ungerhouis, sino que dichas narrativas sobre la comunidad armenia son monolíticas, erróneas y son obra de fuerzas poderosas (muchas veces imperialistas o asimilacionistas) que buscan despojarnos de nuestra propia historia y dictar la agenda política. Esto no implica que el patriarcado no sea una estructura rectora dentro de nuestra comunidad, sino más bien todo lo contrario: lleva a preguntar de dónde emanan estas nociones ajenas a nuestra comunidad y a focalizar la atención en la perpetuación del relato  que representa a los pueblos no occidentales como si necesitaran «socorro»,mientras menoscaban fundamentalmente a los verdaderos movimientos feministas sobre el terreno.

Por lo tanto, nuestro análisis debe incluir tanto el antipatriarcado como el antimperialismo y el  antirracismo y debe enfocarse en nuestras propias voces. Nuestra historia se define con más exactitud mediante la comprensión de que el feminismo ha sido esencial en la lucha armenia para todxs, incluidxs hombres y personas no binarias, y que solo cobra valor cuando se la define como justicia de género. Para lxs mujerxs de la comunidad, nuestra historia puede ser explicada con mayor precisión por la fortaleza y la resiliencia de lxs mujerxs armenixs que, durante siglos, se han enfrentado a poderosas fuerzas que buscan disuadirlxs, desbaratarlxs y desplazarlxs; estxs mujerxs han desempeñado un papel de liderazgo decisivo en la configuración de la nación, tanto en el pensamiento como en la acción.

FR Mag - Armenian Fedayi Women - Sophie Armen - Armenian Womxn Liberation Fighters
La familia de la autora en Armenia occidental, antes del genocidio

Para la lucha armenia no es posible separar las formas de operar del antindigenismo, el colonialismo y el nacionalismo hegemónico con y a través del patriarcado, la transfobia y la queerfobia. Así como la raza y el origen étnico sirvieron como factor determinante para negarle a lxs armenixs sus derechos fundamentales y, a fin de cuentas, su existencia, en Turquía durante lo peor del genocidio, de igual modo operó la misoginia y utilizó la violencia sexual como táctica contra lxs mujerxs armenixs, cuyos cuerpos se transformaron en asilos de una raza, género y nación «subhumanos».[1] Al emplear esta interpretación, se pone de manifiesto que, para desarrollar verdaderamente una teoría y una acción feministas, necesitamos reconocer las diferencias en el interior de las comunidades y entre estas, y reconocer la especificidad del contexto histórico del que emanan tanto el poder  como la resistencia. Y,  particularmente, necesitamos nombrar los modos con los que las mujeres del Sur Global históricamente han designado sus propias prácticas feministas, independientemente de si dichas prácticas  fueron registradas en el pensamiento occidental como «feministas».

Mientras tanto, a las mujerxs armenixs se les pide que dividan y fragmenten su identidad, que tracen y descuarticen sus cuerpos, y su política corporal. Sobre todo ante los asesinatos masivos y lxs enemigxs políticos, a lxs mujerxs armenixs se les dice que separen su identidad de género de su nación, que piensen en estas partes del ser como piezas mutuamente excluyentes, en lugar de como constitutivas de un todo. Estos ejemplos son ubicuos y pueden observarse en escenarios que van desde la condena del feminismo occidental a lxs mujerxs que practican la tradición y la cultura  a menudo generizadas (y que, a la vez,  ignoran que lxs propixs armenixs desafían estos roles), hasta lxs armenixs que, desde la diáspora, condenan la violencia sexual cuando lxs autorxs son armenixs y subsecuentemente se les tacha de «traidorxs» a la comunidad. Con estos mecanismos se busca no solo dividirnos, sino que además tampoco podamos reconocer la finalidad última de todas las formas de justicia social: la liberación de todas las personas. Un compromiso verdadero con la identidad armenia exige un análisis que desmantele el poder, que reconozca no solo la raza o el origen étnico y el género, sino también sus múltiples interconexiones con la orientación sexual, la clase y la condición de discapacidad.

FR Mag - Armenian Fedayi Women - Sophie Armen - Armenian Womxn Liberation Fighters
Mujerxs Armenixs en Lucha por la Liberación

No es necesario remontarnos muy lejos en el tiempo para buscar inspiración para nuestro trabajo actual basado en la justicia. Las mujerxs armenixs han luchado por la justicia de numerosas formas, ya sea con la pluma o el fusil. Llamadxs por la aspiración de una Armenia libre y unida, lxs mujerxs se lanzaron a las primeras filas del campo de batalla intelectual y físico. El trabajo incansable  y las importantes contribuciones de las mujerxs armenixs durante la resistencia nacional fue extensivo, aunque a menudo permanezca marginado o ignorado en la literatura y el discurso nacionalistas. Hay ejemplos del activo papel de lxs mujerxs en todas partes, ya que estxs tuvieron la necesidad no solo de defender a sus comunidades, sino también de imaginar futuros alternativos para el pueblo y la patria que amaban. Para empezar, lxs mujerxs revolucionarixs tuvieron una enorme importancia en la fundación y organización de los partidos políticos armenios, sobre todo la difusión ilegal de la literatura nacionalista, las comunicaciones y la propaganda de los partidos en el Imperio Otomano. Asimismo, desde transportar armas de una aldea a otra, pasando por habilitar líneas de comunicación, hasta alzar ellxs mismxs las armas, el trabajo de Sona Zeitlan ha revelado que lxs mujerxs tuvieron una participación activa en la defensa de Sassun, Zeitun, Van, Urga, Mussa Ler, y Hajin, entre otros sitios. De hecho, lxs mujerxs también tomaron parte en la lucha armada en defensa de las comunidades armenias de Baku, Zangezur y Karabagh contra los ataques azeríes, y fueron fundamentales en la toma del Banco Otomano y en el intento de magnicidio del sultán Hamid.[2]

Las imágenes de mujerxs fedayis (guerrillerxs) ofrecen una mirada inusual a nuestro potente pasado y muestran la capacidad del trauma de poner fin a los roles de género convencionales, ya que la resistencia nacional trajo nuevas oportunidades para involucrarse en aspectos de la vida armenia que nunca antes se habían experimentado. Desde luego, no podemos olvidarnos de la célebre Sosa Mayrig, por su compromiso tanto con la familia como con la nación, como una fedayi que con su valentía se ganó un respeto inmortal. La retórica nacionalista, sin embargo, en general recurre a los antiguos lugares comunes de la naturaleza « nutricia» y «maternal» de estxs mujerxs. En oposición, se lxs puede describir más atinadamente como organizadorxs dedicadxs, que se caracterizan por el férreo compromiso con sus comunidades, su resistencia a las fuerzas opresoras extranjeras que intentan dictar las condiciones de la lucha armenia y, en última instancia, por su promesa apasionada de luchar por sus seres queridxs, incluso a expensas de un enorme sacrificio personal. Su feminismo es de carácter autóctono y está profundamente conectado al destino de todas sus comunidades. La historia armenia no carece de mujerxs activistas y revolucionarias progresistas, de hecho, ha sido definida por ellxs.

Como nación, debemos comprender cómo utilizar las lecciones de la historia para establecer qué implica ser fidayi hoy en día. Desde la labor del Centro de Recursos de las Mujeres de Armenia contra la violencia de género, hasta el teatro político de obras como Dear Armen de Kamee Abrahamian y lee williams boudakian, armenixs de todo el mundo se comprometen con las acciones revolucionarias que buscan desmantelar los sistemas de poder y opresión para redefinir lo que significa ser armenix. Como dicta nuestro pasado, nuestro futuro exige un compromiso firme para despertar conciencia, solidarizarse contra todas las formas de injusticia contra todas las personas, y la preservación de nuestro futuro y nuestra historia mediante la participación activa en la justicia social. De hecho, cuando el legado de nuestrxs antiguxs fedayis llame a la puerta, ¿serás capaz de abrirla? Nuestra historia lo demanda. 

 


Publicado originalmente en Haytoug Magazine, 2014. La versión ampliada estará disponible en thehyephenmag.com

 


< Popularizar las realidades feministas invisibles

Serie Resistencia Feminista >

Comparte