Actúa

Forma parte de las acciones urgentes mundiales, encuentra trabajo, anuncios, eventos, seminarios web y más

Afíliate

© Adolfo Lujan | Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Uzbekistán: Elena Urlaeva detenida temporariamente y abusada

¡Actúa ahora!

El 31 de mayo de 2015, la policía detuvo a la Sra. Elena Urlaeva y la sometió a violencia después de que hubo entrevistado y fotografiado a maestros y personal médico forzado por las autoridades de distrito uzbecas a trabajan en campos de algodón.

Elena Urlaeva integra Human Rights Defenders Alliance of Uzbekistan, donde se comunica con víctimas de violaciones a los derechos humanos de manera individual, en parte debido a la falta de organizaciones de derechos humanos en la región. También organiza manifestaciones públicas en favor del derecho a la libertad de asociación y reunión.

En una entrevista otorgada al Institute for War and Peace Reporting (IWPR) en enero de 2014, Urlaeva manifestó:

"A menudo somos el último recurso al que se pueden asir quienes no tienen derechos... Los/as defensores/as de derechos humanos de Uzbekistán son un poco como partisanos, por ejemplo, cuando deben esconderse en los campos de algodón con una cámara para documentar el trabajo forzado... A veces nosotros mismos somos víctimas de acciones ilegales: nos atacan, arrestan, llevan a juicio y arrojan en una celda."

El vídeo IWPR documenta los graves peligros que afrontan los/as defensores/as de derechos humanos en Uzbekistán.

Últimamente Urlaeva ha estado monitoreando casos de sujeción de empleados civiles y estudiantes uzbecos a trabajos forzados. La evidencia que ella y sus colegas han reunido revela una política de estado sistemática y generalizada que fuerza a ciudadanos a trabajar en campos de algodón en varias regiones de Uzbekistán.

El 31 de mayo de 2015, Elena Urlaeva quedó detenida durante aproximadamente 11 horas por la policía local en el pueblo de Chinaz, a 60 kilómetros al sudoeste de Taskent. Había sido arrestada a primera hora de la mañana de ese mismo día inmediatamente después de haberse reunido con empleados públicos que esperaban los pasaran a buscar para trabajar en los campos de algodón. La defensora había realizado varias entrevistas y tomado fotografías de maestros que trabajan en dos escuelas y una guardería infantil, y 60 integrantes del personal del hospital central, junto a los representantes de las autoridades locales y el departamento de salud que estaban presentes.

Durante la detención, la policía confiscó la cámara fotográfica y las notas de Urlaeva. Entonces, la policía buscó la unidad de memoria externa que contenía las fotografías tomadas por la defensora ese mismo día más temprano, como evidencia de la práctica de trabajo forzado. Durante los procedimientos llevados a cabo en la estación de policía, que incluyeron el examen de las cavidades vaginal y rectal, Urlaeva fue sostenida por la fuerza por policías varones, mientras que paramédicos buscaban la memoria externa. Dado que no pudieron hallarla, la policía trasladó a la defensora al hospital donde le tomaron radiografías del pecho y el estómago, porque la policía supuso que la había tragado.

Además de esta requisa humillante, la defensora de derechos humanos fue interrogada por el Vicejefe del Departamento de Asuntos Internos del Distrito y sus colegas: fue insultada, sometida a maltrato físico y amenazada con actos violentos contra ella misma y su familia y contra la red de defensores/as de derechos humanos en la que trabaja, y con que publicarían en línea imágenes de ella desnuda que habían sido tomadas mientras estuvo detenida.

Front Line Defenders manifiesta su seria preocupación por la detención arbitraria y maltrato hacia Elena Urlaeva, que entiende están directamente relacionada con su labor legítima y pacífica por los derechos humanos.

¡Actúa ahora!

Comparte