Actúa

Forma parte de las acciones urgentes mundiales, encuentra trabajo, anuncios, eventos, seminarios web y más

Afíliate

© 2009 Douglas J. Klostermann - Photoshare

Intimidación y campaña de difamación contra la defensora de derechos humanos Cristina Auerbach

Actúa

El 30 de marzo de 2016 fue publicado un nuevo artículo de la serie de noticias difamatorias contra la defensora de derechos humanos Sra. Cristina Auerbach. Este acoso continuado dio comienzo tras un incidente, el 29 de marzo de 2016, en el que la defensora fue intimidada y amenazada por un grupo de personas, que decían ser periodistas, cuando salia de su trabajo en la ciudad de Cloete, Coahuila.

Descarga el llamamiento urgente (PDF)


Cristina Auerbach es la directora de la Organización Familia Pasta de Conchos - OFPC. La organización aboga en favor de familias mineras residentes en Coahuila. La OFPC fue creada en 2006, tras el desastre causado por una explosión en la mina de Pasta de Conchos, resultando en la muerte de decenas de mineros que quedaron atrapados bajo tierra, y tenía como objetivo buscar justicia para los mineros y sus familias. En 2009, la organización comenzó a documentar otros casos de violaciones de derechos humanos vinculados a las actividades mineras en la zona carbonífera de Coahuila, en particular la supuesta colusión entre funcionarios públicos y empresarios mineros en la región, y el otorgamiento de concesiones para la extracción de carbón en zonas habitadas. En 2015 abrieron una oficina en Cloete, municipio de Sabinas, destinada a proporcionar apoyo a los afectados por la minería de carbón a cielo abierto. Debido al riesgo que enfrenta, la defensora de derechos humanos fue otorgada medidas de protección del Mecanismo Federal para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, y recibe acompañamiento de Brigadas Internacionales de Paz desde 2014.

Cristina Auerbach (610x470)

El artículo publicado el 30 de marzo de 2016 se refiere a la defensora de derechos humanos como una criminal y la retrata como un fraude, supuestamente por no representar a otras viudas del desastre de la mina. En artículos anteriores, se le acusaba de beneficiarse personal y financieramente de la situación, en lo que parece ser un claro intento de deslegitimar a Cristina Auerbach y el trabajo en defensa de los derechos humanos de Pasta de Conchos. En otro artículo difamatorio publicado el 25 de marzo de 2016, un miembro del consejo local y empresario de Sabinas, quien es el concesionario del yacimiento de carbón en Cloete, acusaba a Cristina Auerbach de intentar extorsionarlo.

El 29 de marzo de 2016, la defensora de derechos humanos no pudo salir de las oficinas de OFPC en la ciudad de Cloete, Coahuila, puesto que un grupo de personas que decían ser periodistas rodearon su coche y amenazaron con hacerle daño, impidiéndole de salirse del mismo. Esto se dio tras un incidente anterior en las oficinas de OFPC, el 28 de marzo de 2016, cuando un grupo de personas entró al local y destruyó carteles y señales que pertenecían a la organización.

Cristina Auerbach y muchos otros miembros de OFPC han sido víctimas constantes de acoso, agresiones físicas, amenazas y difamación. Estos incidentes contribuyen a un patrón de descrédito de la labor de defensores y defensoras de derechos humanos y sus organizaciones, ya identificados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su Segundo Informe sobre la Situación de los Defensores de los Derechos Humanos en las Américas, publicado en 2011.

Durante muchos años, Cristina Auerbach ha denunciado la presunta connivencia entre el gobernador del estado y su partido y la industria minera en Coahuila , y que las empresas mineras no tienen la documentación legal necesaria para operar en la región. El gobierno del estado obtiene para su uso un porcentaje del contrato de carbón, lo que genera un conflicto de interés cuando tienen que actuar por denuncias contra las mineras. Desde la apertura de la nueva oficina en Cloete, los riesgos enfrentados por Cristina Auerbach ha aumentado y la OFPC ha denunciado las amenazas de las que son objeto los manifestantes, por parte de las autoridades locales, y el uso de personas conectadas a la industria minera para actuar como mediadores, lo que agrava el conflicto.

Actúa

Comparte