Actúa

Forma parte de las acciones urgentes mundiales, encuentra trabajo, anuncios, eventos, seminarios web y más

Afíliate

© Adolfo Lujan | Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Honduras: Defensora de los derechos de la mujer sigue enfrentándose a intimidaciones y hostigamiento

¡Actúa!

La defensora de derechos humanos, Sra. Gladys Lanza Ochoa, sigue enfrentándose a intimidaciones y acoso tras ser condenada a 18 meses de prisión el pasado 26 de marzo de 2015. Se ha se ha interpuesto un recurso de apelación contra la decisión ante la Corte Suprema de Honduras.

Gladys Lanza Ochoa es la coordinadora del Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla, un colectivo de defensoras de derechos humanos de todo el país, que trabaja en temas relativos a la violencia de género y la participación de la mujer en la vida pública, además de defender la democracia y los derechos humanos en Honduras. Durante los últimos años Gladys Lanza Ochoa, al igual que otras afiliadas a Visitación Padilla, ha sido regularmente víctima de amenazas, intimidación y vigilancia.

Más recientemente, el 14 de mayo de 2015, la defensora de derechos humanos fue perseguida por personas no identificadas que se transportaban en motocicletas y un automóvil sin placas. Esta intimidación ocurrió justo después de que el abogado de Gladys Lanza Ochoa interpuso el recurso de apelación ante la Corte Suprema contra su condena a 18 meses de prisión.

El 14 de mayo de 2015, al salir de su vivienda, Gladys Lanza Ochoa informó que fue seguida por dos hombres desconocidos que iban en motocicletas diferentes. Las dos motocicletas se detuvieron al lado de la defensora y luego se marcharon en diferentes direcciones. A cuatro cuadras de su vivienda, ella observó de nuevo la presencia de una de las motocicleta, que regresó nuevamente cuando ella subió al autobús. Cuando llegó a su destino final, aproximadamente 45 minutos después, y al bajar del autobús, ella percibió la presencia de un automóvil Honda CRV negro, con vidrios polarizados y sin placas. Gladys Lanza Ochoa decidió subir a un taxi y pidió al conductor del taxi que le llevara al banco. El coche negro parecía estar siguiéndoles, y se detuvo fuera del banco cuando la defensora de derechos humanos entró. Después de media hora en el banco, y como percibía que el coche todavía estaba esperando fuera, Gladys Lanza Ochoa volvió al taxi e inmediatamente informó al conductor que estaban siendo seguidos. Entonces, el conductor tomó una ruta diferente y logró perder el automóvil, que estaba nuevamente les seguía.

Front Line Defenders expresa su grave preocupación por los actos de intimidación contra de Gladys Lanza Ochoa, que entiende están directamente relacionados con su trabajo legítimo en la defensa de los derechos humanos, y que están probablemente relacionados con las acusaciones formuladas contra ella, y que se traducen en su condena a 18 meses de cárcel.

¡Actúa!

Comparte