Actúa

Participa en acciones colectivas en solidaridad con las causas feministas y lxs defensorxs en riesgo.

Afíliate hoy mismo

© Adolfo Lujan | Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Firma la carta: ¡Pongan fin a la guerra ilegal e inmoral contra las mujeres por parte de Turquía!

El Movimiento de Mujeres Kurdas hace un llamado a lxs feministas del mundo a recordar Afrin y a reavivar el fuego de la solidaridad con las mujeres que construyeron una sociedad liberadora de mujeres en medio de la guerra.

Te invitamos a leer esta carta abierta, y a endosarla, enviando un correo electrónico al movimiento de mujeres kurdas en Europa


¡Pongan fin a la guerra ilegal e inmoral contra las mujeres por parte de Turquía!

Escribimos para exigir el fin de todas las formas de violencia contra las mujeres en el cantón de Afrin, en el norte de Siria, y para que haya presión internacional sobre Turquía para que retire sus fuerzas. Exigimos justicia para las numerosas  víctimas de los crímenes de las milicias respaldadas por Turquía y el regreso de las miles de personas desplazadas internamente, que debieron huir de Afrin como resultado de la invasión turca. 

Kurdish Women Marc Against ISIS in London
© Isabel Marler

En enero de 2018, Turquía y las milicias sirias aliadas comenzaron el asalto al cantón de Afrin, parte de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES). Este acto ilegal de agresión tuvo, principalmente, la intención de cambiar la demografía de la región, que históricamente ha tenido mayoría kurda, con presencia de comunidades yazidíes y alevíes más pequeñas. En el transcurso de la brutal invasión y ocupación, que continúa hasta hoy, más de dos tercios de la población original de Afrin ha sido desplazada. 

Además de ser un acto de limpieza étnica, la invasión y ocupación de Afrin también ha sido un ataque dirigido contra las mujeres. Las mujeres de Afrin han creado e implementado algunas de las leyes, instituciones y políticas más avanzadas del mundo para enfrentar todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres y han garantizado su representación y empoderamiento en todos los niveles de toma de decisiones políticas y militares.  

Las fuerzas de ocupación no sólo han destruido estos avances, sino que siguen aterrorizando a las mujeres que los hicieron posibles. 

Grupos del Ejército Nacional Sirio (ENS), respaldados por Turquía, han cometido crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad  que se focalizaron en las mujeres, incluyendo la violación y los matrimonios forzados. Se ha denunciado que más de 200 mujeres y niñas, cuyas identidades se conocen, han sido secuestradas por grupos armados desde 2018. La violencia sexual y la tortura son habituales en los centros de detención del ENS. Es probable que estos crímenes sean aún más prevalentes de  lo que se sabe, debido al estigma social que conlleva denunciarlos y la dificultad para exponer los casos y hacerlos públicos, por el riesgo que implica el régimen de ocupación. 

La ocupación también ha aumentado activamente la discriminación social y política contra las mujeres y las niñas, y ha llevado a un aumento de las prácticas perjudiciales que habían sido ilegalizadas por la AANES. Las mujeres y niñas en Afrin no se sienten seguras al salir de sus hogares a menos que adopten los códigos de vestimenta conservadores religiosos y que estén acompañadas por un pariente varón. Los índices de matrimonios infantiles han aumentado debido a la presión por parte de los grupos armados sobre las familias de las niñas solteras. Autoridades religiosas oficiales afiliadas al ENS y al Gobierno Interino de Siria (GIS), respaldados por Turquía, han dictaminado que los asesinatos de mujeres por parte de parientes varones son aceptables ocasionalmente. 

La AANES fue la única autoridad política de Siria que prohibió la poligamia, el matrimonio forzado y el matrimonio infantil y que consideró que los llamados «asesinatos por honor» son equivalentes a cualquier otro caso de asesinato. Estas protecciones estaban firmemente implementadas en Afrin, junto con la legislación que garantizaba igualdad en materia de herencia, matrimonio, divorcio y otras cuestiones relativas a la condición social y jurídica personal. En 2014, el cantón adoptó Leyes de Mujeres históricas, con el propósito de abordar específicamente las desigualdades existentes en la legislación siria. El GIS comparó estas leyes con las implementadas por ISIS. 

En términos de discriminación política, las mujeres ahora constituyen menos del 10% de lxs integrantes del gobierno local respaldado por Turquía. Algunos consejos respaldados por Turquía no tienen ninguna integrante mujer. Actualmente, ninguna mujer se desempeña en posiciones de liderazgo en ningún consejo local en Afrin. 

Bajo la AANES, era requisito que las mujeres constituyeran el 40% de todo organismo de ley elegido, y las posiciones de liderazgo eran compartidas igualitariamente entre hombres y mujeres a través de un sistema de codirección. Existían consejos y asambleas de mujeres paralelos, junto con  los organismos mixtos en términos de género y tenían la capacidad de prevalecer sobre estos en materias legislativas concernientes a los derechos de las mujeres. 

Según la Comisión investigadora sobre Siria de las Naciones Unidas, el patrón de discriminación y violencia infligido sobre las mujeres por las fuerzas de ocupación en Afrin ha creado un «clima de miedo generalizado que, en efecto, las ha confinado en sus hogares». Muchas mujeres y sus familias incluso han escapado de Afrin específicamente debido a amenazas de violencia sexual y de género, lo cual que estos crímenes están teniendo un rol en el desplazamiento masivo y el cambio demográfico forzado. 

Esta guerra ilegal e inmoral contra las mujeres no puede continuar. Por lo tanto, como organizaciones feministas, organizaciones de derechos humanos e personas preocupadxs, exigimos:

  • una investigación internacional imparcial sobre todas las formas de violencia y discriminación que tienen como blanco a las mujeres en Afrin;
  • que todos los perpetradores de violencia sexual y de género en Afrin, y los individuos con responsabilidades de mando sobre los perpetradores de estos crímenes, sean llevados ante la justicia; 
  • presión internacional sobre Turquía y el ENS para que se retiren de Afrin y permitan a todas las personas desplazadas el regreso a sus hogares como parte de cualquier acuerdo político en Siria;
  • mayor apoyo para las personas desplazadas  que se fueron de Afrin y ahora están viviendo en otras partes de Siria. 

Firma esta carta enviando un correo electrónico al movimiento de mujeres kurdas en Europa

Comparte